Los caballeros las prefienen con curvas…

El título es una paráfrasis del filme de Marilyn Monroe “Los cabnalleros las prefieren rubias”. Lo que es seguro es que las mujeres flacas –por mucho que se empeñen los modistas (muchos de ellos misóginos)– nunca podrán competir en atributos sexuales con  la mujer-hembra, es decir, de cuerpo de “guitarra” y prominentes tetas y caderas.

Esta es la tesis de un dietista francés que acaba de publicar un nuevo libro en favor de una alimentación sana y nutriente que sin provocar la obesidad acepte la exuberancia en las formas curvas.

En la revista  XLSemanal (4 marzo 2012/págs.. 60 a 64)  publica un reportaje  sobre la edición de un nuevo libro del dietista Pierre Dukan:

Su título es “Guardar la línea sin perder las formas” [Ediciones Martínez Roca].

Según escribe  Priscila Guilayn en “XLsemanal”,  Pierre Dukan desea que el lector  comprenda el sentido y la función  de lo que él llama  “redondez”: los “atributos

mágicos” de la mujer. Esto es, pechos, caderas y muslos, objeto de rechazo durante los últimos tiempos, dice, “después de 80.000 generaciones de adoradores” de tan seductoras formas.

En su línea argumental, Dukan afirma  que renegar de la exuberancia femenina  “en forma de guitarra” es un enorme paso hacia nuestra extinción. “Una mujer a la que se privase totalmente de la  ´redondez´ no tendría ninguna oportunidad de encontrar un compañero que aceptase fecundarla”. “Una mujer cuya fuerza física, moral ó social supere la de su marido termina por perder a éste antes ó después, víctima de de una sexualidad que no encuentra ya su razón de ser”.  “Si los hombres y mujeres se parecen [físicamente], la magnética atracción entre ambos dejará de existir, y, con ello, la familia. Cuando se empuja a la mujer a trabajar, a volverla más reivindicativa, la diferencia se difumina. Cuando se la incita a desentenderse de su hogar y a dedicar menos tiempo a sus hijos, la diferencia se reduce más. El sentido común popular dice que sólo los contrarios se atraen”.  “(…) la eliminación de la diferencia entre sexos, y a largo plazo, provoca un riesgo en la familia. La familia es la base de toda sociedad, de toda cultura y de toda civilización”.

Para Dukan “cuando lo cultural invade lo natural, cuando una moda afecta a un equilibrio biológico fundamental, amenaza a la civilización.”.

Esta entrada fue publicada en Antropología, Bellezas, CIENCIA, Civilización, Mujeres, Naturaleza, Razas, VIRTUD y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s