esta clase de “pateras” no llegan a las costas del Sur de Europa

Imagen | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

¿VALENCIA?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

“haciendo el indio”? No! Multiculturalidad!

“haciendo el indio”? No! Multiculturalidad!
4 de septiembre de 2019 by hirania

Hace ya un punta de años, a los estudiantes de abogacía se nos recomendaba leer un excelente librito del inglés R.H. Barrow titulado “Los romanos”, para aliviar un tanto el árido Tratado Elemental de Derecho de Eugène Petit y afrontar con menor dificultad el temido examen de la materia, porque a veces las preguntas de los profesores iban más allá de lo estrictamente jurídico.

Una de las cosas de Barrow que siempre recuerdo es la mención a la gravitas, es decir la dignidad y la seriedad exenta de toda frivolidad, una de las antiguas virtudes romanas que la sociedad más apreciaba.

Pasaron, como digo, muchos pero muchos años: ya son más de sesenta, y nunca dejé de estimar a la gravitas, como condición necesaria para el ejercicio de los puestos más importantes. Un ejemplo acabado fue Pío XII, que se imponía por su sola presencia.

Pero lamentablemente esos tiempos se acabaron y hoy nos topamos con Jorge Mario Bergoglio, corroído por un malsano igualitarismo que ha degradado por completo el cargo que ocupa. Desde reclamar que se lo llame simplemente Jorge, hasta permitir que la Cerda Madre Bonafini lo tutee. Todo sea para seguir disfrazando su falsa humildad, una de las formas más sutiles del orgullo.

Y basta la foto, donde se lo ve con el casco de una tribu de Nagaland, un estado de la India.

Desde luego, no es lo único que Bergoglio ha degradado y se podrían agregar bastantes más fotos. Más grave es, sin duda, Amoris laetitia. Pero una cosa no se explica sin la otra.

Nota catapúltica

La foto está bajada de https://www.traditioninaction.org/RevolutionPhotos/A843-Naga.htm

Esta entrada fue publicada en Aberraciones el 04/09/2019 por admin.


FUENTE:

http://catapulta.com.ar/?cat=5

COMENTARIO de
https://www.traditioninaction.org/RevolutionPhotos/A843-Naga.htm

Francis lleva un tocado tribal Naga
El 28 de mayo de 2019, el obispo de Nagaland, James Thoppil, presentó un sombrero tribal Naga al papa Bergoglio, quien, con su conocido exhibicionismo, se lo puso inmediatamente.

Las tribus Naga pertenecen al noreste de India y usan este casco en sus ceremonias preparándose para la temporada de caza.

La presencia de dos cuernos en el sombrero de un ser humano trae a la mente algo que imita al Diablo, lo cual no es raro en las culturas primitivas.

Lamentablemente, este motivo parece encajar particularmente bien en la cabeza del Papa Bergoglio, ya que su incesante trabajo de destrucción de la Iglesia lo hace aparecer cada vez menos como un Vicario de Cristo y cada vez más como un agente de Su adversario.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Evidencia Científica de Dios

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Jaume Farrerons opina sobre “Los Protocolos”

LOS PROTOCOLOS (1). Los <> son una bazofia propalada por la oligarquía cuya única finalidad es intoxicar la resistencia anti-oligárquica y conseguir que ésta se identifique con el judeo-cristianismo, es decir, con la ideología que los propios oligarcas profesan. Logrado esto, dicha resistencia queda completamente desarmada, porque no sabe ni contra quién lucha realmente. Otro tanto cabe afirmar de todas las <> desde el abate Barruel a los annunakis o reptilianos, pasando por los famosos Illuminati. Se trata de idiotizar hasta el ridículo cualquier forma de oposición a la oligarquía. Los oligarcas son creyentes, masones abrahamánicos y cabalistas judeo-cristianos. Su libro sagrado es la Biblia. Adoran a Yahvé (o Adonai, otro nombre para el mismo dios judío). No te dejes engañar.

Jaime Farrerons
Ayer a las 16:34 ·
NIETZSCHE DIXIT: EL CRISTIANISMO COMO CABALLO DE TROYA DEL JUDAÍSMO EN EUROPA: “- ¿Pero no lo comprendéis? ¿No tenéis ojos para ver algo que ha necesitado dos milenios para alcanzar la victoria?… No hay en esto nada extraño: todas las cosas largas son difíciles de ver, difíciles de abarcar con la mirada. Pero esto es lo acontecido: del tronco de aquel árbol de la venganza y del odio, del odio judío -el odio más profundo y sublime, esto es, el odio creador de ideales, modificador de valores, que no ha tenido igual en la tierra-, brotó algo igualmente incomparable, un amor nuevo, la más profunda y sublime de todas las especies de amor: – ¿y de qué otro tronco habría podido brotar?… Mas ¡no se piense que brotó acaso como la auténtica negación de aquella sed de venganza, como la antítesis del odio judío! ¡No, lo contrario es la verdad! Ese amor nació de aquel odio como su corona, como la corona triunfante, dilatada con amplitud siempre mayor en la más pura luminosidad y plenitud solar; y en el reino de la luz y de la altura ese amor perseguía las metas de aquel odio, perseguía la victoria, el botín, la seducción, con el mismo afán, por así decirlo, con que las raíces de aquel odio se hundían con mayor radicalidad y avidez en todo lo que poseía profundidad y era malvado. Ese Jesús de Nazaret, evangelio viviente del amor, ese «redentor» que trae la bienaventuranza y la victoria a los pobres, a los enfermos, a los pecadores -¿no era él precisamente la seducción en su forma más inquietante e irresistible, la seducción y el desvío precisamente hacia aquellos valores judíos y hacia aquellas innovaciones judías del ideal? ¿No ha alcanzado Israel, justamente por el rodeo de ese «redentor», de ese aparente antagonista y liquidador de Israel, la última meta de su sublime ansia de venganza? ¿No forma parte de la oculta magia negra de una política verdaderamente grande de la venganza, de una venganza de amplias miras, subterránea, de avance lento, precalculadora, el hecho de que Israel mismo tuviese que negar y que clavar en la cruz ante el mundo entero, como si se tratase de su enemigo mortal, al auténtico instrumento de su venganza, a fin de que «el mundo entero», es decir, todos los adversarios de Israel, pudieran morder sin recelos precisamente de ese cebo? ¿Y por otro lado, se podría imaginar en absoluto, con todo el refinamiento del espíritu, un cebo más peligroso? ¿Algo que iguale en fuerza atractiva, embriagadora, aturdidora, corruptora, a aquel símbolo de la «santa cruz», a aquella horrorosa paradoja de un «Dios en la cruz», a aquel misterio de una inimaginable, última, extrema crueldad y autocrucifixión de Dios para salvación del hombre?… Cuando menos, es cierto que sub hoc signo [bajo este signo] Israel ha venido triunfando una y otra vez, con su venganza y su transvaloración de todos los valores, sobre todos los demás ideales, sobre todos los ideales más nobles. —” [sic]. Genealogía de la Moral, Tratado I, &8. (…) “Nada de lo que en la tierra se ha hecho contra «los nobles», «los violentos», «los señores», «los poderosos», merece ser mencionado si se lo compara con lo que los judíos han hecho contra ellos: los judíos, ese pueblo sacerdotal, que no ha sabido tomar satisfacción de sus enemigos y dominadores más que con una radical transvaloración de los valores propios de éstos, es decir, por un acto de la más espiritual venganza. Esto es lo único que resultaba adecuado precisamente a un pueblo sacerdotal, al pueblo de la más refrenada ansia de venganza sacerdotal. Han sido los judíos los que, con una consecuencia lógica aterradora, se han atrevido a invertir la identificación aristocrática de los valores (bueno = noble = poderoso = bello = feliz = amado de Dios) y han mantenido con los dientes del odio más abismal (el odio de la impotencia) esa inversión, a saber, «¡los miserables son los buenos; los pobres, los impotentes, los bajos son los únicos buenos; los que sufren, los indigentes, los enfermos, los deformes son también los únicos piadosos, los únicos benditos de Dios, únicamente para ellos existe bienaventuranza, – en cambio vosotros, vosotros los nobles y violentos, vosotros sois, por toda la eternidad, los malvados, los crueles, los lascivos, los insaciables, los ateos, y vosotros seréis también eternamente los desventurados, los malditos y condenados!…» Se sabe quien ha recogido la herencia de esa transvaloración judía… A propósito de la iniciativa monstruosa y desmesuradamente funesta asumida por los judíos con esta declaración de guerra, la más radical de todas, recuerdo la frase que escribí en otra ocasión (Más allá del bien y del mal)25 -a saber, que con los judíos comienza en la moral la rebelión de los esclavos: esa rebelión que tiene tras sí una historia bimilenaria y que hoy nosotros hemos perdido de vista tan sólo porque – ha resultado vencedora… [sic]. Op. cit., &7. “- «Mas ¡cómo sigue usted hablando todavía de ideales más nobles! Atengámonos a los hechos: el pueblo -o «los esclavos», o «la plebe», o «el rebaño», o como usted quiera llamarlo- ha vencido, y si esto ha ocurrido por medio de los judíos, ¡bien!, entonces jamás pueblo alguno tuvo misión más grande en la historia universal. «Los señores» están liquidados; la moral del hombre vulgar ha vencido. Se puede considerar esta victoria a la vez como un envenenamiento de la sangre (ella ha mezclado las razas entre sí) -no lo niego; pero, indudablemente, esa intoxicación ha logrado éxito. La «redención» del género humano (a saber, respecto de «los señores») se encuentra en óptima vía; todo se judaiza, o se cristianiza, o se aplebeya a ojos vistas (¡qué importan las palabras!). La marcha de ese envenenamiento a través del cuerpo entero de la humanidad parece incontenible, su tempo [ritmo] y su paso pueden ser incluso, a partir de ahora, cada vez más lentos, más delicados, más inaudibles, más cautos -en efecto, hay tiempo…” (…) [sic]. Op. cit., &9.

Genealogía de la Moral, Tratado I, &8.

(…) “Nada de lo que en la tierra se ha hecho contra «los nobles», «los violentos», «los señores», «los poderosos», merece ser mencionado si se lo compara con lo que los judíos han hecho contra ellos: los judíos, ese pueblo sacerdotal, que no ha sabido tomar satisfacción de sus enemigos y dominadores más que con una radical transvaloración de los valores propios de éstos, es decir, por un acto de la más espiritual venganza. Esto es lo único que resultaba adecuado precisamente a un pueblo sacerdotal, al pueblo de la más refrenada ansia de venganza sacerdotal. Han sido los judíos los que, con una consecuencia lógica aterradora, se han atrevido a invertir la identificación aristocrática de los valores (bueno = noble = poderoso = bello = feliz = amado de Dios) y han mantenido con los dientes del odio más abismal (el odio de la impotencia) esa inversión, a saber, «¡los miserables son los buenos; los pobres, los impotentes, los bajos son los únicos buenos; los que sufren, los indigentes, los enfermos, los deformes son también los únicos piadosos, los únicos benditos de Dios, únicamente para ellos existe bienaventuranza, – en cambio vosotros, vosotros los nobles y violentos, vosotros sois, por toda la eternidad, los malvados, los crueles, los lascivos, los insaciables, los ateos, y vosotros seréis también eternamente los desventurados, los malditos y condenados!…» Se sabe quien ha recogido la herencia de esa transvaloración judía… A propósito de la iniciativa monstruosa y desmesuradamente funesta asumida por los judíos con esta declaración de guerra, la más radical de todas, recuerdo la frase que escribí en otra ocasión (Más allá del bien y del mal)25 -a saber, que con los judíos comienza en la moral la rebelión de los esclavos: esa rebelión que tiene tras sí una historia bimilenaria y que hoy nosotros hemos perdido de vista tan sólo porque – ha resultado vencedora… [sic].

Op. cit., &7.

“- «Mas ¡cómo sigue usted hablando todavía de ideales más nobles! Atengámonos a los hechos: el pueblo -o «los esclavos», o «la plebe», o «el rebaño», o como usted quiera llamarlo- ha vencido, y si esto ha ocurrido por medio de los judíos, ¡bien!, entonces jamás pueblo alguno tuvo misión más grande en la historia universal. «Los señores» están liquidados; la moral del hombre vulgar ha vencido. Se puede considerar esta victoria a la vez como un envenenamiento de la sangre (ella ha mezclado las razas entre sí) -no lo niego; pero, indudablemente, esa intoxicación ha logrado éxito. La «redención» del género humano (a saber, respecto de «los señores») se encuentra en óptima vía; todo se judaiza, o se cristianiza, o se aplebeya a ojos vistas (¡qué importan las palabras!). La marcha de ese envenenamiento a través del cuerpo entero de la humanidad parece incontenible, su tempo [ritmo] y su paso pueden ser incluso, a partir de ahora, cada vez más lentos, más delicados, más inaudibles, más cautos -en efecto, hay tiempo…” (…) [sic].

Op. cit., &9.
La imagen puede contener: una persona, primer plano

COMENTARIOS:
Xavi Saint Loup En su opinion ¿ porque en los Protocolos de los sabios de Sion lo citan como un filosofo que trabaja para ” ellos”?
Ocultar o denunciar
Me gustaMostrar más reacciones
· Responder · 23 h
Jaime Farrerons
Jaime Farrerons Porque los Protocolos de los Sabios de Sión es una bazofia propalada por la oligarquía cuya finalidad es intoxicar la resistencia anti-oligárquica y conseguir que ésta se identifique con el judeo-cristianismo, es decir, con la ideología que los propios oligarcas profesan.

Jaime Farrerons
Ayer a las 15:50 ·
RACISMO JUDÍO. Palabras de la más alta autoridad religiosa del Estado de Israel, el supremo rabino sefardita Ovadia Yosef:
“Los no-judíos son animales y sólo existen para servir a los judíos”:
http://www.jta.org/…/sephardi-leader-yosef-non-jews-exist-t…
“Los árabes deben ser exterminados”:
http://news.bbc.co.uk/2/hi/middle_east/1270038.stm&#8230;
Ver más

INTRA-E.COM
JAUME FARRERONS: “ALBERT RIVERA OCULTÓ LOS VÍNCULOS ENTRE PUIGDEMONT Y LA SECTA

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Psicología Realista, Temas Diversos con el Grupo Bosque de Jacarandas 07

Psicología Realista, Temas Diversos con el Grupo Bosque de Jacarandas 07

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

mmm

https://www.burbuja.info/inmobiliaria/whats-new/profile-posts/855892/#

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario